FUNCIONES ACTUALES

             “Para entender lo incomprensible” diario de sevilla

“Transluce nuestra incompleta indefensión ante los enigmas del mundo” Captura de tela 2014-10-10 às 12.57.59

o hay mayor treneagedia para una madre que la pérdida de su hijo. Contra el majestuoso telón de fondo de los Andes venezolanos, Marcelina y Mercedes cuentan la historia de sus hijas Nancy y María José. A la edad precoz de 15 años, las dos chicas decidieron acabar con sus vidas. El director Eliezer Arias coloca sus muertes en la perspectiva más amplia de las comunidades rurales donde el suicidio ha tomado proporciones epidémicas.

Relata que son los hombres jóvenes en particular que están bebiendo el pesticida Paratión para poner fin a una desesperada situación. Un padre de 13 hijos explica que sólo 2 de sus 5 hijos siguen vivos, porque los otros 3 decidieron acabar con sus vidas. Las moscas y el suicidio están en todas partes, pero nadie habla de ellos. Este silencio cargado hace eco a través del diseño de la película. Los que se quedaron detrás de mirar directamente al lente, silencioso e inmóvil. Intercaladas con imágenes de los magníficos paisajes y fotografías de los fallecidos, las escenas de la vida diaria se combinan para crear una secuencia de placidez y asociación de las imágenes. Acompañadas por sus voces en off, las dos madres revelan aspectos del drama que ha dejado una huella tan devastadora en sus vidas.


There is no greater tragedy for any mother than the loss of her child. Against the majestic backdrop of the Venezuelan Andes, Marcelina and Mercedes recount the story of their daughters Nancy and Maria José. At the precarious age of 15, the two girls decided to end their lives. Director Eliezer Arias places their deaths in the broader perspective of rural communities where suicide is taking on epidemic proportions.

It is the young men in particular who are drinking the pesticide Parathion to bring an end to a hopeless situation. A father of 13 children explains that only two of his five sons are still alive, because the other three chose to end their lives. Flies and suicide are everywhere, but no one talks about them. This fraught silence echoes through the design of the film. Those left behind stare into the lens, silent and immobile. Intercut with shots of the magnificent scenery and photographs of the deceased, the scenes from daily life combine to create a calm and associative sequence of images. In the accompanying voice-over, the two mothers reveal aspects of the drama that left such a devastating mark on their lives.

Anuncios

Un comentario en “”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s